sábado, 5 de marzo de 2011

A por ello


Puede que lo que habían soñado juntos se evaporara cuando se hiciera realidad, que cuando por fin dieran el paso, comprobaran que lo que sus manos construían eran realidades diferentes.

No lo sabía y no le importó. Dio el paso, y su mano… acarició un sueño.

9 comentarios:

  1. Seguro, porque lo que se imagina y lo que sucede siempre son cosas diferentes. Lo mejor, para mi, es no tener expectativas
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Puede que alcancemos la estrella, que la rocemos, que la imaginemos. Siempre habrá valido la pena.

    ResponderEliminar
  3. Si no lo intenta nunca lo sabrá. Hay que intentar acariciar los sueños
    Saludillos

    ResponderEliminar
  4. y se jugó nomás..a veces hay que dar el paso igual. Abrazos van

    ResponderEliminar
  5. Ojalá tarde en despertar.Muy bonito

    ResponderEliminar
  6. El resultado es lo de menos, lo verdaderamente importante y difícil es avanzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un sueño entre dos siempre tendrá más éxito que uno unilateral. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es muy posible que los deseos parezcan los mismos, pero las realidades sean diferentes, uno nunca sueña de la misma manera que otro, porque cada uno es un ser individual e único, pero hay que arriesgarse, porque ambas realidades pueden terminar teniendo muchos puntos de encuentro. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Es muy grande la fuerza de lo que uno cree.
    Bsos

    ResponderEliminar

Comparte palabras...