martes, 22 de junio de 2010

Pensamientos

Vaya presión. Parece que creas un blog y tienes la obligación de escribir en todo momento. Es como si tuvieras la responsabilidad de liberar al mundo, aunque sea por unos minutos, de sus rutinas, de sus pensamientos, de sus problemas. Parece que tienes que tener la capacidad de crear un maravilloso microrrelato de la nada y creer que eres una magnífica escritora.
Pues no, todo es mentira. Tú sabrás como haces para hacer tu vida más entretenida, a mí no me cargues con eso. Yo hoy no tengo que escribir, por lo tanto, no escribo.
¿Y ahora qué haces?

7 comentarios:

  1. Decir que haces muy bien. Hazlo cuando creas conveniente. A veces la inspiración no viene y no viene.

    ResponderEliminar
  2. No parece haber sido el caso. Escribir, escribiste.
    Llevas razón. Se escribe cuando apetece, cuando se necesita, cuando... En fin...

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Si, al final tanto con las palabras como con los silencios se transmiten cosas, por lo tanto ¿para qué forzar?
    Gracias y abrazos

    ResponderEliminar
  4. Pues sonreir!! Te parece poco? Imaginarte soltando toda esa parrafada llena de razón, fué el detonante de mi sonrisa. Asi que gracias por no haber escrito hoy ;-)

    ResponderEliminar

Comparte palabras...