miércoles, 15 de septiembre de 2010

Coincidencias


Coincidían todas las mañanas en el autobús, él rumbo a su trabajo, ella hacia el hospital. Como siempre, acababan en asientos contiguos, pero como siempre, únicamente cruzaban una mirada y una sonrisa. No había más palabras.
Coincidían todas las noches a la misma hora. Como siempre, cada uno en su casa, frente al ordenador, pero como siempre, palabras era lo único que intercambiaban. No había cruce de miradas y sonrisas.
Una noche ella le confesó que comenzaba a sentir algo por él, pero que antes de conocerse debía superar algo. Él compartió el sentimiento.
Una mañana dejaron de coincidir en el autobús.

15 comentarios:

  1. Bravo!!!, difícil tema que has solucionado con maestría, el mundo en sus dos espacios. Me ha gustado Su.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Para tí, mi fuente inspiradora de hoy.
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Pero siguieron coincidiendo por las noches, verdad?

    ResponderEliminar
  4. Me había hecho una idea de desencuentro, pero el comentario de Anita me pone en duda: muy buen final abierto

    ResponderEliminar
  5. Me gusta, se lee de un tirón y está bien planteada la historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Anita, Patrcia, pasa lo que ustedes quieran que suceda. Ya no es mío, sino de ustedes.
    Gracias Alberto

    ResponderEliminar
  7. Aprovecho los encuentros y desencuentros para recomendar otra vez esta maravilla de libro ilustrado, Su, con tu permiso.
    http://barbara-fiore.com/index.php/libros-archivos/desencuentros/

    ResponderEliminar
  8. Me gusta. Es abierto para que el lector pueda crear sus propias coincidencias.

    Un beso casual

    ResponderEliminar
  9. Eligieron la palabra.
    Gran error.
    Un beso Su.

    ResponderEliminar
  10. Nos encanta el final. Dejarlo a la interpretación e imaginación del lector es un acierto. Cada uno lo haremos particularmente nuestro.
    Gracias por el regalo.
    Besos a pares

    ResponderEliminar
  11. Me gusta la concordancia estricta entre tema árido y prosa áspera. Muy bien conseguida la conjunción de fondo y forma.
    Un abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  12. Mi querida... Su, ultimamente está usted que se sale. Y mi sombrerero... en las últimas.

    Un beso desde el futuro.

    ResponderEliminar
  13. Gemelas, Odile, Pablogonz, muchísimas gracias por sus comentarios.
    Torcuato, ¿cómo saber si fue un error o un acierto?
    Kum, como siempre, todo un honor recibir tu sombrero. Sabían o sabría?
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Con permiso...

    Seguro que de noche compartieron más que sonrisas...

    Muy interesante

    ResponderEliminar
  15. No lo dudo. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar

Comparte palabras...