jueves, 24 de enero de 2013

Aspiración















Aunque casi nadie lo perciba, cuando se abre un agujero en el cielo anuncia que se han abierto las puertas del más allá. Yo sí lo veo. Desde que sentí la mano fría del abuelo entre las mías al morir, cada cierto tiempo la historia se repite. Cuando las puertas del cielo se abren, veo las almas subir, tan lentamente que antes de llegar al cielo los cuerpos que han abandonado han tenido tiempo de descomponerse. 
La última vez le tocó al hijo de Juan. Nunca se perdonó no haberle dicho que, a pesar de siempre estar discutiendo por ser un vago, era lo que más quería en este mundo. O a la hermana de Dolores, que dejó escrito ante notario que para evitar más sufrimiento la enterraran sin hacer funeral. También le sucedió a Paquito, conocido en toda la ciudad por las serenatas que cantaba sin previo aviso bajo la ventana de la vecina que le enamorara ese día. 
Comentan que el estado de ánimo influye en la fuerza de adhesión a la vida. En aquella ocasión, el agujero se cerró tras absorber el alma de Juan. No soportó despedirse de su hijo y, tras unos días, estaba junto a él.
Esta mañana lo he vuelto a ver.  No sé si llegaré a tiempo de decirte lo que siento, por eso te escribo estas líneas…  

11 comentarios:

  1. Dolorosa sensación la de que alguien querido abandone esta "puerta de abajo" sin decirle todo aquello que por innumerables motivos dejamos para otros momentos y llegado ese momento sea demasiado tarde porque la "puerta de arriba" se haya abierto y ha generado una corriente de aire que ha cerrado la de abajo.
    Beso de gofio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pasa, duro, pero son aprendizajes...

      Besos

      Eliminar
  2. ¡Uf, Su, me has arañado el corazón con este micro! Abordas un tema que siempre me ha tocado; el momento de irse sin haberse despedido, o dejando cosas por decir, gracias por dar, perdones por recibir.

    Y lo haces de forma brillante.

    ¡Enhorabuena por un micro excelente!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro. Quise tocar dos temas, lo impredecible de la muerte, o de la vida, y mi propia experiencia de, por épocas, darse varios casos de conocidos que cruzan la puerta.

      Abrazos

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el tono preciso de un tema que duele como una lenta explosión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es que somos más mortales de lo que creemos, y ese agujero se abre mucho. Un relato muy distinto.

    ResponderEliminar
  5. Quizás sea este el mayor miedo que afronto, Su. No el miedo a la muerte, sino a marcharme sin haber dicho lo que tenía que decir, sin despedida.
    Un micro excelente que me ha dejado pensando.Lo he releído tres veces antes de comentar y cuanto más lo leo más me gusta.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese miedo que tienes, precisamente, es fácil de atajar.

      Como suelen decir, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

      Besos

      Eliminar
  6. La muerte está ahí y, sin embargo, no está. Cuando la encontremos, no estaremos.

    Te invito a pasarte por mi espacio.

    ResponderEliminar

Comparte palabras...