jueves, 24 de noviembre de 2016

Provecho

Desde pequeño le decían que pensaba demasiado en pajaritos preñados. Éstos cantaban alegremente en su cabeza, y junto a sus aleteos, todas sus tristezas, que no eran pocas, espantaban. Con el pasar de los días, de los años, por obedecer a quienes antes le sermoneaban y ahora tanto le aconsejaban, decidió dejarlos volar. Quedó vacío. Y sólo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte palabras...