jueves, 10 de mayo de 2012

La ida
















El sonido lento y pausado de las campanas llena las calles. Calles vacías de gente que duerme la siesta. Gente que hace un paréntesis de vida convencida que sólo es un punto y seguido. Cada campanada acompaña el silencio de un alma que vuela. Alma que se va en busca de una mejor vida.

25 comentarios:

  1. ¿Mejor que durmiendo la siesta? Muy bueno debe ser eso.
    Me gusta lo del paréntesis de vida.

    Gracias, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si mejor o peor...

      Pero gracias, Jose Luis.

      Abrazos

      Eliminar
  2. Su, melancolía a granel despide este relato en el que la quietud solo reside en la parte central de estas palabras, no en su conjunto.

    Me gustó esa quietud que describes y el final que lo moviliza todo.

    Bessets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nicolás. Si se percibe esa quietud me alegro. No sabía muy bien como expresarla.

      Gracias

      Eliminar
  3. Suena bien eso de irse al son de las campanadas. Me lo apunto!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me cagó en las campanas. Me han despertado de la siesta.
    :-)
    Beso, Su

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, ya ves, llegó tu punto y seguido.

      Eliminar
  5. Me encantó, Su, eso de la siesta como un paréntesis, un punto y seguido. Las almas que vuelan son un punto y aparte definitivamente.
    ¡Me hizo reír Torcuato con su comentario!
    Beso grande,Su!

    ResponderEliminar
  6. Almas que sueñan al compás de las campanas ¡qué imagen tan bonita, Su!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Sólo una campana se oponen al viento, que diría Benedettí. Diría si no estuviera tan ocupado muriéndose.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  8. Iba a echarme la siesta pero lo dejo por si acaso mi alma se confunda y siga al punto y parte en vez del al seguido. Saluditoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tú duerme siestas y sé feliz.

      Besos

      Eliminar
  9. No sé que pensar, Su. Me mosquea eso de que cada campanada acompañe un alma que vuela.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta historia está basada en la tradición de tocar las campanas de la iglesia cuando alguien muere.

      Fue un momento de sobremesa, en que las campanadas lo invadieron todo.

      Besitos

      Eliminar
  10. La voz de la marcha; la campana.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Muy poético. He escuchado a esa campana.He visto un alma volar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo has sentido, supongo que prueba superada, no?

      Besos

      Eliminar
  12. Aparte de lo bonito de las imágenes, me impresiona cómo consigues transmitir esa lentitud, casi se palpa el silencio entre las campanadas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Lo ideal es soñar también despierto. Muy bello.

    ResponderEliminar

Comparte palabras...