lunes, 13 de febrero de 2012

Ladrona


Buscaba la soledad para alcanzar todo lo que no obtenía de los demás. Cuando la encontró, ésta se lo robo todo.

30 comentarios:

  1. Muy bien descrita a esa ladrona llamada soledad, menuda es ella cuando llega se queda con todo, todo, todo...y no reparte nada...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces toma más protagonismo del necesario.

      Besicos, Cabopá.

      Eliminar
  2. Que mala prensa tiene la pobre soledad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son buenos los ratos de soledad, pero en su justa medida, yo creo.

      Besitos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ... o lo peligroso es que nos robe.

      Abrazos

      Eliminar
  4. Muy bueno, Su.
    Cuando la soledad roba, ¿qué queda?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda nada, CDG, y si me descuidas, me atrevería a decir que ni nosotros mismos.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Vaya triple salto mortal Su, este nano es una acrobacia en toda regla.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángeles. Lo mismo lo mío es el circo ;)

      Besitos

      Eliminar
  6. Su, suele ocurrir que cuando se busca la soledad para sentirse mejor, ésta se aprovecha y amarga.

    Cuidado con la soledad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Nico, a veces es difícil saber dónde está el límite.

      Besitos

      Eliminar
  7. Suele pasar. Es la enfermedad más cruel que encuentra quien la busca.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no buscarla a mucha conciencia, jeje.

      Besos

      Eliminar
  8. Esa ladrona acompaña muchas veces. Nos quita, pero nos da.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Adivín, bien llevada es una buena compañera.

      Abrazos

      Eliminar
  9. Pobre soledad... que no quiere estar sola y nos busca
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el fondo no es tan mala...

      Besitos

      Eliminar
  10. Como siempre, muy placentero mi paseo por tu blog. Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, muy contenta de que te guste pasear por aquí.

      Abrazos

      Eliminar
  11. Habia por la red un concursillo de nanorelatos, pero creo que era en 10 palabras. Si fuera en unas pocas más ...¡este tendría muchas posibilidades!.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Yo creo que si lo escribiera pensando en un concurso, no me saldría así...

      Besoss

      Eliminar
  12. Hay lugares donde no se debería buscar nada, porque es posible que lo encuentres.

    Buena reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Citzien_0. La verdad es que nunca se sabe donde puede aparecer...

      Besos

      Eliminar
  13. La soledad, puede resultar, nuestra salvadora o nuestra asesina. Una amiga divina, que nos hace más fuertes, o una compañera de celda que nos atormenta, hasta hacernos desear la muerte.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Juan Carlos.

      Un beso

      Eliminar
  14. Su, la soledad se alimenta de pasado y de presente, el futuro es tan oscuro cuando ella se instala que deja de tener importancia.

    Me gustó conocerte ayer. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, mejor no dejarla instalar.

      Encantada de conocerte también. A ver si la próxima podemos cruzar unas palabras más.

      Abrazos

      Eliminar
  15. O sea, se quedó sola del todo. Relato un pelín deprimente, pues.
    Fue un gustazo conocerte el sábado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sí, tiene su toque deprimente, jeje.

    Encantada también de haberte conocido. A ver si la próxima cruzamos más palabras.

    Abrazos

    ResponderEliminar

Comparte palabras...